Fricciones

CangrejosMSCGCangrejosMSCG

Ropa sucia

Performance e instalación con Paula Abramo y Xitlalit Rodíguez

Galería Libertad, Querétaro, 2015.
ropasucia.JPG

Scripta, 2014

House of Gaga, Ciudad de México, 2014.

 

gaga1.jpg

Fricciones

FRICCIÓN ENTRE LAS SUPERFICIES
Cuando dos superficies entran en contacto y una de ellas se pone en movimiento existe una fuerza que se opone,
dicha fuerza recibe el nombre de fricción y es la causa de que se produzca calor cuando se frota una superficie contra otra.
 
 
Desperté sobre una plancha,
millones de mariposas blancas aleteando alrededor de mi cuello:
como una nube de arroz sobre un novio en negro y una novia en blanco
en las escalinatas de una catedral.
 
Afuera el ruido blanco de un televisor sin señal: estática.
Desperté sobre una plancha, estática,
como una ecuación con dos incógnitas.
 
Lo que no conozco, lo que no intuyo es cómo atajar este problema.
 
¿Tú crees que el mobiliario de los parques sobreviva a los planes sexenales y a las promesas de campaña?
¿Tu crees que la vida tal y como la conocemos siga un plan cósmico?
 
Hubo una vez un parque con una resbaladilla gigante: una mole de concreto porcelanizada, lisa y brillante.
 
Dice el ingeniero que habrá que plantearse un problema.
Plantearse un problema es una forma de entrar en movimiento.
Los ingenieros se plantean problemas y sonríen. Hay problemas con soluciones y problemas sin soluciones:
problemas redondos y alegres que rebosan: se deslizan en las conversaciones de los que menos tienen, se esparcen 
esporádicos, ¿cuántas formas posibles de fecundación habrá en el plan cósmico?
 
Un problema puede ser el desgaste de los materiales,
otro problema puede ser, cuánto dura una ficción al ponerse en contacto con una realidad posible e imposible al mismo tiempo:
como cuando tu mano izquierda no sabe lo que hace tu mano derecha y al revés: el revés es una hermosa y blanca ficción.
¿Puede la vida sobrevivir en una luna donde llueve metano y otros gases?
 
Como en los chistes puede que haya ficciones blancas y ficciones coloridas o coloradas.
Más vale una vez colorada que cien descoloridas, eso mi abuela decía y parecía una ley de la física, una verdad científica probada por ingenieros y mentes brillantes.
 
Otro problema podría plantearse así: dígame usted, señor, señora, señorita ¿cuánto calor produce la fricción entre dos superficies conocidas o desconocidas?
 
Si el movimiento produce fricción y la fricción calor, ¿Por qué estoy tan fría?
Pensó y pensó mientras mariposas blancas aleteaban alrededor de su cuello.
 
Otro y otro y otro y la anémona se quedó pensando en los miles y millones de problemas que podría plantearse
y cada problema era una mariposa blanca aleteando alrededor del cuello de una ballena blanca y hambrienta varada en una plancha de disección.
Las bacterias que pueden sobrevivir en charcos de ácido a veces son las que menos tienen.
La vida en una luna de Saturno es como rara como los organismos que respiran nitrógeno e hidrocarburos y excretan metano.
El plan sexenal impulsará traer hidrocarburos de charcos lejanísimos y bacterias para los que menos tienen.
La vida como la conocemos es una fricción infinita de fuerzas que se caen bien y de fuerzas que se repelen:
de fuerzas que danzan y de fuerzas que se paralizan sobre planchas de disección infinitas.
Ahora no sé si las bajas temperaturas, si las mariposas serán un problema con solución.

Papelcontante y compañía

Papelcontante y compañía
Poemas como salidos de una guacamaya y busca tres millones de patas al gato. Mónica Maristáin
Junto con Xitlalit Rodríguez y Paula Abramo, sobre #Ropasucia
Sobre .Peceras

Papelcontante escribe

Letras Libres
Revista Crítica
Revista Luvina
Variopinto
Enclave
Revista Vice

Gramática del archivo muerto & Los Panchos

Licenciado (a), servidor (a)

A quien corresponda

Presente/

Ausente

 

Me permito informarle,

si ud. no tiene inconveniente,

que:

convenimos la desaparición de su Centro

–es la historia de un amor–

y una diseminación de huecos a su digno cargo;

nos ha sido de gran utilidad su cartílago –como no hay otro igual–

su sangre:

me permito llevarle la contraria

–que me hizo comprender todo el bien–

a través de la presente –todo el mal–

en que usted ondea a media asta:

–que le dio luz a mi vida–

como presea

como espina

como rama de durazno rota

como maíz quebrado

como cuenca vacía

 

–apagándola después–.

 

Aprovecho la ocasión

para obviarle los huecos los orificios las horadaciones las excavaciones:

escarbar,

rascar:

oficios.

 

Acuso la omisión, el vacío:

–Si yo no puedo verte–

desaparecemos

nos desvanecemos:

–adorarte para mí fue religión–.

De aquí no sale nadie hasta que aparezcan

los bienes

materiales

los santos y las señas

la saña:

–en tus besos yo encontraba–

los rostros con nombre

las palabras

que aparezcan

–es la historia de un amor–.

 

Ay, que vida tan oscura:

 

cuarenta y tres posibilidades de resarcir, corazón

 

:

 

Asimismo y en el principio de austeridad

convenido

–siempre fuiste la razón–,

hago de su conocimiento

la disolución estipulada

en oficios

de mala calaña

–de mi existir–

que podrían disolverse

resarcirse.

 

Sin más por el momento, aprovecho la ocasión:

Es la historia de un amor

como no hay otro igual.